Entrevista al pintor y escultor, Pedro Martorell

A qué especialidad del arte se dedica y cuéntenos un poco cómo ha sido su trayectoria.

Mi profesión a lo largo de 40 años es la de pintor y escultor. Durante todo este tiempo transcurrido he trabajado diversas técnicas y materiales en dibujo, como lápiz, lápiz pastel y carboncillo. En pintura, he utilizado óleos y acrílicos, añadiendo en algunas obras arena, polvo de hierro, colas animales, etc. En escultura, he trabajado con madera, mármol, hierro y piedra básicamente.

¿Cómo concibe su obra a la hora de afrontar la creación desde cero de una de sus piezas?

Las obras las concibo a través de una ética, creando a partir de ella una estética propia. En ocasiones son intuitivas, y en otras, con conceptos muy definidos que pueden cambiar según las series con las que trabajo, recogiendo ideas y trabajos de 30 años atrás e incorporándolos a mi forma de trabajar actualmente con las variaciones propias que aporta la estética y la experiencia, aceptando, por ejemplo, colores o materiales que con anterioridad no comprendía, como el color del oro y las purpurinas.

Lenguas y Creus de sempre

Vista y expresión artística: ¿cómo le condiciona su mirada, su perspectiva a la hora de proyectar sus creaciones?

En cuanto a los conceptos que rondan mayoritariamente mis trabajos, suelen tener un pensamiento crítico y humanístico. No busco a través del arte conseguir ningún «ismo»; con tal de que sea digno, honesto y auténtico, es suficiente.

En su relación con sus herramientas de trabajo, ¿ha cambiado con el paso de las décadas?, ¿se ha tenido que adaptar a los cambios en la salud visual que se producen con el paso de los años? y, en ese caso, ¿cómo lo ha hecho?

Últimamente estoy trabajando en rostros femeninos con un tratamiento diferencial. Es fácil de explicar, pero las artes plásticas son para percibirlas, no requieren explicación. Sea como fuere, en una narrativa que estoy escribiendo, describo el hecho. También describo el paso del tiempo sobre nuestras vidas, haciendo que todo lo orgánico vaya sufriendo una degeneración incipiente, como me ha ocurrido a mí con la vista. Afortunadamente, disponemos de la ciencia y la tecnología para ir tapando baches.

Cap human white